Saltar al contenido

Reglas para elegir tu seguro para la vivienda

La compra de una vivienda es una decisión importante, por lo que la elección de un seguro también debe ser uno de los temas más importantes, especialmente por la gran oferta que existe.

Mapfre, una de las compañías líderes del sector, explica que el seguro del hogar es “un producto que vincula a los clientes y, por ello, una póliza de hogar debe ser competitiva y cubrir todas las necesidades empezando por las más básicas como robo, incendio, daños o responsabilidad civil adaptándose, además, a los nuevos riesgos que conllevan los avances tecnológicos y el nuevo estilo de vida imperante en muchos hogares. El seguro de hogar debe ofrecer coberturas y servicios diferenciales que proporcionen tranquilidad y valor añadido para que el cliente no tenga que preocuparse de nada. Por lo tanto, el mejor seguro es aquel que se adapta mejor a todas las necesidades de los clientes”, afirman.

El comparador de seguros Acierto.com explica algunos aspectos clave a tener en cuenta a la hora de contratar un seguro de hogar. Lo denominan las “tres reglas de oro”.

  • “La regla más importante es comparar el mayor número de opciones posible antes de tomar una decisión, ya que las pólizas tienen muchas diferencias entre sí (precios, coberturas, limitaciones, exclusiones de cobertura), y que sólo analizando las diferentes ofertas se puede encontrar la mejor solución en relación calidad/precio para las necesidades de cada caso. No es lo mismo asegurar una vivienda principal en pleno núcleo urbano que una vivienda vacacional en la playa”.
  • “Otro aspecto vital para evitar problemas en caso de siniestro es, en opinión de los responsables del citado comparador, que el usuario entienda correctamente el alcance de cada cobertura, el nivel de indemnización para los distintos tipos de siniestros posibles y las limitaciones recogidas en la famosa letra pequeña”.
  • La tercera regla de oro, según esta web, consiste en realizar una correcta valoración del continente (la vivienda propiamente dicha) y el contenido que se asegura (el valor de las cosas que tienes dentro) para no caer en infraseguro.

Calcular bien el valor de tu hogar es esencial, según los expertos, ya que aunque deberemos pagar en función del valor de lo asegurado, también la indemnización será proporcional a esta cuantía por lo que se aconseja no valorar a la baja para pagar menos. “Declarar un menor valor de los bienes a asegurar, para así conseguir una prima del seguro más económica, es una práctica relativamente frecuente en las pólizas del hogar, que no obstante puede tener como consecuencia una indemnización insatisfactoria en caso, por ejemplo, de robo, si las aseguradoras detectan el infraseguro y aplican la regla proporcional respecto al capital asegurado”, afirma Carlos Brüggemann, cofundador de Acierto.com.

Otro problema del que advierte es que “en el caso de las pólizas del hogar, también es habitual tratar de ajustar el precio limitando las coberturas contratadas. Así, especialmente en los seguros de hogar vinculados a hipotecas, es frecuente que solo se asegure el continente, pero no los bienes que contiene la vivienda. Sin embargo, de esta forma los asegurados quedan absolutamente desprotegidos ante un gran número de posibles incidencias, incluido el robo”.

 

Fuente: elboletin.com