Saltar al contenido

Cosas que debes saber antes de contratar seguro vitaliceo

Si estás preocupado por lo que pudiera pasar el día de mañana con tus hijos si murieras y ellos tuvieran que continuar con su vida teniendo una tranquilidad financiera, deberías pensar en contratar un seguro de vida, si no lo tienes ya. Con los seguros de vida podrás proteger económicamente a tus dependientes el día que fallezcas o sufras algún accidente que te pueda causar una incapacidad parcial o permanente.

La suma asegurada en un seguro de vida se calcula con base en la edad de tus dependientes económicos y sus gastos mensuales.

Marco Caparroso, asesor de seguros y director general del despacho Caparrosa Garcés y Asociados, explicó durante el Diplomado para periodistas especializados en seguros que “el monto de la suma asegurada se calcula con base en el gasto mensual que tiene tu familia, sus gustos, los años que le falten a tus hijos para terminar sus estudios y tus posibilidades para pagar”. Este acto fue organizado por la Asociación Mexicana de Instituciones de Seguros (AMIS) y por el Instituto Mexicano Educativo de Seguros y Fianzas (IMESFA). Según datos de Axa Seguros, pocos mexicanos creen que la muerte les puede sorprender y como muestran lanzan el dato de que sólo el 15% de la población económica activa cuenta con un seguro de vida.

Por ello, ahí van algunos consejos sobre estos seguros:

  • Debes, en primer lugar, informarte. En el caso particular de los mexicanos, sujetos de este estudio, no creen en las aseguradoras por temas nacionales (la devaluación económica del 1993 hizo disminuir muchísimo los ahorros en este país y los inversores tuvieron que utilizarlos en cosas más cotidianas), porque los agentes no hacen buenos análisis de los clientes a asegurar y, por ello, les venden una póliza errónea, y porque la gente le suele dar mucha más importancia a asegurar sus bienes materiales actuales que su propia vida, según aseguraba Caparroso. Según comenta, los seguros de vida más vendidos en el país mexicano son los de 100.000 dólares de suma asegurada, que a 20 años a una tasa de rendimiento del 3% daría una mensualidad totalmente insuficiente para mantener a una familia.

 

  • La aseguradora tiene el derecho de cancelar la póliza en los primeros años de contratación si hay información que no proporcionas o, directamente, es falsa o inexacta, pues el seguro de vida es un contrato de buena fe. En el caso del país centroamericano “si el asegurado mintió en sus declaraciones cuando contrató la póliza, no se le pagará si es descubierto y su muerte sucede antes de los dos años de contratación del producto. No importa si la omisión tuvo o no que ver con la causa de la muerte, éste no se pagará”. Además, participar en narcotráfico, blanqueo de dinero o crimen organizado invalida la póliza.

 

  • El dinero es tuyo, no de ellos. Las aseguradoras aportan parte del capital, pero la gran mayoría de los recursos que poseen son las primas de los propios asegurados. “El seguro se paga anualmente y cada año aumenta el costo de su prima porque al cumplir años el riesgo de morir aumenta”, explicaba Caparroso.

 

  • Los beneficiarios de una póliza de seguro pueden modificarse cuantas veces sea necesario, sin coste. Procura que siempre coincidan con los estipulados en tu testamento.