Los seguros contra secuestros se ponen de moda en el mundo

La polémica decapitación registrada en video, del periodista norteamericano James Foley, que recorrió el mundo entero hace un par de semanas cuando le fue causada la muerte por un grupo de yihadistas árabes, ha generado que en todo el planeta, compañías de distintas partes se pongan en campaña para ofrecer lo que ellas mismas denominan los seguros contra secuestros en casos como éstos en los que trabajados tienen que viajar hacia aquella parte del mundo.

PUBLICIDAD

seguros contra secuestros

Las guerras desatan nuevos tipos de seguros

En efecto, sucede que cuando estamos en presencia de eventos excepcionales, muchas veces las empresas aseguradoras tienen que adaptarse a ellos, y así como de forma reciente hemos visto un crecimiento importante en el ofrecimiento de las pólizas para móviles y tablets, con las guerras de Medio Oriente, han comenzado a aparecer un nuevo tipo de seguros, el que como decíamos puede encontrarse siendo denominado “contra secuestros”.

Desde luego, estos nuevos seguros funcionan más o menos de la misma forma que cualquier otro, ya que se paga un dinero previamente estipulado por el trabajador -normalmente periodista aunque puede tener que ver con cualquier rubro- y en caso de que esta persona sea secuestrada o asesinada incluso por estos grupos extremistas, se le paga a la empresa que le ha enviado allí, un cantidad de dinero acorde a su “relevancia”.

Además, hay que considerar que estos seguros también se encuentran disponibles para aquellos que viajan a zonas comprometidas del mundo por enfrentamientos étnicos o religiosos, y lo hacen de forma particular, es decir, al estilo freelance.

Sospechas y polémicas

Pero lo peor de todo este nuevo negocio no tiene que ver con que se ponga precio a la vida de las personas, situación que en el mundo de los seguros es prácticamente una constante, sino que se encuentra relacionada con que algunas fuentes y medios consideran que podrían estar metiéndose de lleno compañías poco legales, en las negociaciones para rescatar con vida a estas personas antes de que sean asesinadas.

El sistema es más bien simple: una vez que los extremistas secuestran un trabajador o periodista, comienzan a pedir dinero por su liberación, y muchas compañías aseguradoras que trabajan por fuera de la ley pueden pretender entregar una

menor cantidad a estos grupos armados, que a los familiares de la víctima en caso de que sea asesinada.

¿Cómo crees que podría solucionarse esta situación?

PUBLICIDAD

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies